Carta Abierta al Presidente Andrés Manuel López Obrador #AMLO

Que no le digan, que no le mientan, que no le cuenten

Para nadie es un secreto que a los hombres en el poder les mientan sus más allegados, eso lo sabe usted Señor Presidente, pues por muchos años lo ha atestiguado y vivido en carne propia.

Muchos de sus allegados y subordinados le mintieron en el pasado y afortunadamente, logró salir avante.

Pero Señor Presidente, en San Luis Potosí el mentirle no solamente a usted, sino al gobernador Juan Manuel Carreras y sobre todo y tristemente, a la sociedad, se ha vuelto un trabajo diario de cientos de personajes en el Gobierno.

San Luis Potosí le ha sido presentado a usted como una tierra de oportunidades, como un ente democrático y seguro, como un Estado que sale adelante con trabajo duro, y créame, todo eso está muy lejos de la realidad.

En esta visita que hace a  nuestro Estado, seguramente le serán presentadas cifras hermosas, índices de criminalidad bajas, cifras monetarias fabulosas para un Estado.  Le dirán que todo marcha bien, le dirán que vamos “más y mejor”, pero Señor Presidente, le están mintiendo descaradamente. Así de simple.

Estos mentirosos tienen nombre, apellido y cargos.

Vayamos con ellos:

De entrada tenemos a un gobernador que si bien trata de hacer las cosas con la dignidad que lo caracteriza como buena persona, créame Señor Presidente que a él también le mienten diariamente.

En más cercano de sus colaboradores, el funesto Alejandro ‘Caco’ Leal, actualmente Secretario de Gobierno, es el encargado principal de maquillar cifras, situaciones y malestares de la población, para que el gobernador Carreras piense que las cosas marchan medianamente bien.

Este turbio personaje es la mano que mece la cuna de la corrupción que impera en las altas esferas del Gobierno Estatal, manipulando cualquier situación para beneficiarse con poder político y vaya usted a saber qué más, usando el nombre del Gobernador Carreras, que sinceramente, no sabemos por qué sigue manteniendo a este sujeto en ese puesto.

El trabajo sucio de Caco Leal es visible desde donde se mire. Su presencia en cualquier situación de gobierno va más allá de cualquier responsabilidad que pudiera tener y lo hace para no perder la oportunidad de manipular las cosas a su favor.

Aquí en San Luis Potosí, sabemos, Señor Presidente, que su Delegado es Gabino Morales, quien no ha dejado de trabajar, pero qué cree Señor Presidente, las autoridades estatales hacen cualquier cosa con tal de mentirle a Gabino, por lo que también es víctima de las manipulaciones del funesto ‘Caco’ Leal, quien califica a su Delegado con linduras como “basura” “estorbo” “espía”, lo calumnia cuando puede, frente a quien puede y donde quiere.

Aunque el Gobernador Carreras trata de llevar la fiesta en paz y en colaboración, Gabino y el propio Carreras tienen una venda en los ojos impuesta por ‘Caco’ Leal y otros venidos de menos a más, como el subsecretario de Gobierno de Derechos Humanos y Asuntos Jurídicos, un chilango de la más baja calaña ahora convertido según él, en un funcionario público, de nombre Ulises Valencia.

Nada más lejos de la realidad Señor Presidente, él, al igual que ‘Caco’ Leal, el chilango de marras miente y manipula. Con decirle lo menos, resulta que entre ambos personajes, mantienen en riesgo a periodistas potosinos (como es mi caso) al no cumplir con las disposiciones federales de protección a periodistas y defensores de derechos humanos.

Su malvivencia ha sido tal, que han ignorado dictámenes federales a base de delitos como la falsificación de firmas de periodistas, acoso policiaco, amenazas de muerte, e incluso tratando de manipular los dictámenes para hacer ver a los periodistas en riesgo como “vividores”, bueno hasta el Funesto y el Chilango asegurando que uno se amenaza de un teléfono propio a otro… así se las gastan.

Señor Presidente, de todo ello tengo pruebas que le puedo demostrar en cuanto lo desee. Mi vida así como la de varios compañeros, está en riesgo desde que inició el sexenio de Juan Manuel Carreras, por el impulso delincuencial de sus colaboradores.

Y es que Señor Presidente, créame que la cuestión de seguridad en el Estado está que arde y los encargados de darnos seguridad están a dos pasos de vivir en la Tierra del Nunca Jamás.

Tenemos a un Secretario de Seguridad de nombre Jaime Pineda Arteaga, al que sus empleados, sus allegados y extraños ya llaman ‘Su Majestad Pineda’, debido a sus formas de manejarse y sentirse superior al mismo gobernador del Estado.

Hoy lo verá frente a usted, sonriente, lleno de medallas en su uniforme, callado porque no sabe dirigirse a un superior, pero ensimismado en lo que él cree que es un trabajo bien hecho de su parte… pero qué cree, Nada más alejado de la realidad.

La Secretaría de Seguridad de San Luis Potosí está siendo manejada como caja chica, como agencia de colocaciones para amigos, queridas y parientes.

Apoyado por su segundo, un tal David Baeza, el secretario de Seguridad ha dejado en el abandono su principal labor para dedicarse a las fiestas, comidas, aplausos o cualquier otra cosa que le alimente el ego.

Los penales son una bomba de tiempo por más que el secretario Pineda insista que están bajo control. Ha habido fugas de reos, sospechosos suicidios, motines casi cada mes y maltrato a custodios y presos.

La Secretaría está llena de queridas, amigos, recomendados, parientes y una nómina que supera con creces la de cualquier secretaría. Sin embargo, el secretario dice que se trabaja, se trabaja y se trabaja, mientras en sus propias narices la delincuencia ha hecho presa del estado, sobre todo de la capital.

No hace mucho, su ex director de Policía, Raúl Alanís, renunció y acusó públicamente a Pineda de ocultarle cosas al gobernador Carreras, mismo que además de negar los hechos, tuvo el descaro de contratar a otro de sus amigos, Carlos Landeros, como director de seguridad.

Este personaje, turbio y avejetado, se dedica únicamente a buscar compañía femenina y quedarse en su oficina a descansar, mientras que afuera, la tropa debe batallar con falta de equipamiento y dirección contra una delincuencia común, cada vez más organizada.

Asaltos a plena luz, en restaurantes, negocios, escuelas, calles, en fin, no hay lugar donde se esté a salvo de la delincuencia.

Pero los encargados de seguridad, dicen que todo está bien.

El fiscal no se queda atrás. Federico Garza fue un respetado abogado que hoy en día, tiene sumida a la Fiscalía en el atraso, mal funcionamiento, carpetas acumuladas en cada rincón, pero eso sí, al igual que Jaime Pineda, mantiene una plantilla laboras llena de amigos, queridas y queridos y parientes, pero seguro estoy que no es por la falta de trabajo de Federico Garza, sino por la parvada de parásitos que lo rodean.

Cosa curiosa, es la Policía Ministerial si acaso, la única que ha demostrado trabajo y resultados, al mando del Comandante José Castillo Celestino, quien tiene que reunir fuerzas para toparse de frente y a diario, con la ineptitud qué hay en la fiscalía, del secretario de Seguridad, el de gobierno y de una Fiscalía General de la República que dicen, y sólo de oídas, que mantiene una delegación en San Luis Potosí.

Del lado municipal en la capital potosina, las cosas no van mejor Señor Presidente. Tenemos a un alcalde que vive de sueños, de su apellido y deja a la sociedad potosina en el abandono, un nieto de aquél verdadero político y luchador Salvador Nava, que cayó lejos, muy lejos del árbol de valores y entereza que fue su abuelo, en pocas palabras solo arrastra y ensucia el apellido Nava.

Sencillamente ha convertido el Gobierno Municipal de San Luis Potosí en un ente inservible, corrupto, oscuro y peligroso para los potosinos quienes diariamente batallan ante la falta de cualquier servicio público que se imagine.

Eso sí, el llamado Francisco Xavier Nava, tiene su propia agencia de colocaciones y edecanes en el servicio público. Amigos, parientes, fifís de cabo a rabo que han hecho del gobierno municipal su zona de juegos, confort y ganancias.

Empecinados en culpar a anteriores administraciones, y en hacer campañas de desprestigio, han dejado la ciudad hecha un caos. Y más allá de ello, el tal Francisco Xavier Nava jura y perjura que será gobernador.

Señor Presidente, no se vaya con la finta… San Luis Potosí está sumida en sangre, miseria, delincuencia, abandono oficial y funcionarios a los que sencillamente les vale madre el estado y sólo quieren quedar bien con usted.

Escuche a los indígenas potosinos; escuche a los maestros potosinos, escuche a los que de lejos se manifestarán contra los gobernantes de San Luis Potosí… por favor escuche a los periodistas que estamos en riesgo de muerte y en el olvido absoluto.

Vea más allá de las calles bonitas en donde lo pasearán, escuche a su Delegado Gabino y trate de hacerle entender a Juan Manuel Carreras que su nombre quedará inscrito en el muro de los malos gobiernos, todo derivado de las malas acciones de sus cercanos.

No vea lo que le presenten, observe lo que hay más allá Señor Presidente. San Luis no va más ni mejor, sino al contrario.

Soy Everardo González, periodista amenazado por decir la verdad.

Con gusto respondo @Srdeportes

Agrego… Sr. Presidente Andrés Manuel López Obrador, para que no le vayan a mentir, a usted también le digo que no fumo, no tomo, no uso drogas y no tengo vínculos con algún grupo delictivo.