martes, 26 de octubre de 2021

Aulas Hospitalarias deben trascender a nivel constitucional

  • marzo 16, 2020

San Luis potosí, SLP.- La diputada Martha Barajas García presentó una iniciativa de reforma a la Ley de Salud y a la Ley de Educación para elevar a rango de Ley el Programa de Aulas Hospitalarias, con el objetivo de que no exista la posibilidad de que algún cambio de administración gubernamental, termine por aniquilar el beneficio que reciben más de trescientos niños actualmente por ciclo escolar en San Luis Potosí.

Actualmente el beneficio de las aulas hospitalarias es otorgado por la Secretaría de Educación en coordinación con el Sector Salud del Estado, el IMSS y AMANC; sin embargo, no todos los hospitales públicos cuentan con este servicio. Para garantizar su permanencia, es necesario elevarlo a rango de ley.

La propuesta contiene dos objetivos: establecer como derecho de los pacientes de los servicios de salud en el estado, el contar con el servicio de aulas hospitalarias, para que tengan el acompañamiento técnico pedagógico necesario, que les permita continuar estudiando y establecer en la Ley de Educación, la modalidad de las aulas hospitalarias y buscar el acercamiento con todas instituciones públicas de salud, para beneficiar a todos aquellos ciudadanos que se encuentren en la necesidad de ocupar el servicio.

Las aulas hospitalarias es un programa que comenzó en marzo del 2005, del Gobierno Federal, bajo la denominación “Sigamos aprendiendo en el hospital”, y surge ante la iniciativa del Voluntariado Nacional del entonces Distrito Federa, cuyo objetivo principal era brindar el servicio educativo a las niñas, niños, jóvenes y adultos que se encontraban hospitalizados.

La diputada Martha Barajas dijo que en San Luis Potosí, en el año 2005 se fundó la primera aula hospitalaria, en el Hospital Central “Dr. Ignacio Morones Prieto”, dentro del área de Oncología Pediátrica; el servicio se enfocó a brindar estudios de nivel primaria; y para tal efecto, se contrató a personal jubilado y se solicitó la colaboración del CONAFE.

Sin embargo, el éxito del programa género que para el 2011, se ampliara el servicio al Hospital General de la Zona 1, del Instituto Mexicano del Seguro Social y al albergue de la Asociación Mexicana de Ayuda al Niño con Cáncer (AMANC); un año después, se comenzó a brindar el servicio en los Hospitales Generales de Soledad y del Niño y la Mujer, en la capital potosina.

En 2015, se amplió a los municipios de Matehuala y Ciudad Valles, pero para el ciclo 2018-2019, el servicio no solo quedó constreñido a los hospitales, sino que el sector educativo creció para brindar el servicio de atención domiciliaria, con lo que se permite que los niños continúen sus estudios en sus hogares, durante el proceso de recuperación.

“Elevar a rango de ley este programa, tiene por objeto que no exista la posibilidad de que algún cambio de administración gubernamental, termine por aniquilar el beneficio que reciben más de trescientos niños por ciclo escolar”, puntualizó.

La educación especial, deberá incluir el modelo de aulas hospitalarias, que permita que los pacientes de los hospitales del sector público, que se encuentren realizando estudios de educación básica y media superior, puedan continuar su proceso aprendizaje durante su estancia en el hospital y en el proceso de convalecencia en sus hogares, hasta reincorporarse al sistema educativo regular o en su caso, cuando el padre o tutor solicite la suspensión del servicio. La iniciativa fue turnada a comisiones para su análisis respectivo.


© Copyright 2021