Herencia de una administración fallida

Una herencia de una administración fallida y un municipio sin pies ni cabeza, es la constante que se vive en la Capital Potosina, esto ante el cambio de alcalde que ahora representa el panista Alfredo Lujambio, ante la licencia del ex alcalde y ahora precandidato Xavier Nava Palacios.

Es claramente visible, el desinterés y la falta de atención a una ciudad que quedó acéfala desde hace mucho tiempo o desde un inicio de la administración panista, entre nepotismo corrupción y autoritarismo de los mismos funcionarios del actual gabinete, quienes han dado mucho de qué hablar y principalmente ante un hartazgo social que exige resultados.

Ha sido mucho el descontento general, ante una ciudad insegura, sucia y en mal estado, pero principalmente un desinterés total ante las condiciones de la misma, una difícil tarea que tendrá que afrontar Alfredo Lujambio al tratar de rescatar dos años de olvido y de carencias sociales.

Cabe hacer mención, que la actual administración eliminó muchos apoyos sociales, que demostró su violento autoritarismo y poco respeto por la sociedad, de esto hablamos en muchos casos como el desinterés por los pueblos indígenas avecindados en la Capital, el caso de las mujeres violentadas en particular el caso de Teresa Carrizales, la periodista Dana Lecuona, o mujeres comerciantes que fueron violentadas o intimidadas por funcionarios de esta administración.

También, recordar obras faltas de calidad y meramente populistas como las fallidas y mal planeadas ciclo vías o “El Bachetón”, donde los mismos ciudadanos tenían que tapar los baches de sus colonias bailando arriba del material para según compactarlo, aunado a calles y calles con obras retrasadas, llenas de baches drenajes descompuestos y muchas más anomalías que causaron y siguen causando fallas en vehículos de los ciudadanos.

Entre otros milagros, podemos mencionar las cientos de colonias sin agua dependientes del sistema operador Interapas, a cargo de Ricardo Purata Espinoza y principalmente por el ex alcalde capitalino, quienes poco o nada hicieron por atender las constantes denuncias de la población ante fallas de drenaje y red de agua potable, lo seguro es que los recibos de cobro si llegaron de manera oportuna, y también se les recordará por la compra de nuevo parque vehicular para el organismo, mientras la falta de agua y fallas al interior del organismo fueron siempre visibles y al ser denunciadas por mismos trabajadores, estos fueron corridos sin previa justificación.

Es así, como podríamos seguir denunciando esta herencia de la actual administración a tan solo un año de finalizar y que difícilmente podrán resarcir ante próximas elecciones y que seguramente serán factor decisivo para nombrar a nuevos actores políticos en cargos públicos.