La imposición y machismo panista pone en Jaque la coalición

Por: Everardo González Castanedo

Ya salió el peine, resulta que el CEN y la dirigencia estatal panista no convocó a los cuatro precandidatos de Acción Nacional a la unidad. En realidad, tres de los cuatro aspirantes pidieron audiencia con Marko Cortés para denunciar que el CDE tiene los dados cargados para Octavio Pedroza.

Así que la dirigencia nacional, pensó que podría aprovechar la ocasión para dejar las cartas en claro y aprovechó para citar a los cuatro y a los dirigentes locales de los partidos de coalición. Empezaron las denuncias y el líder nacional todas las bateó, una tras otra. Luego, dijo que había dos aspirantes a la cabeza y los demás tendrían que apechugar.

Para su sorpresa, cuando llegaron las encuestas, que el CEN panistas mandó hacer con la empresa Parametría, los números pusieron frío a Octavio Pedroza y al dirigente estatal Juan Francisco Aguilar, pues en todas ls mediciones salió en primer lugar Sonia Mendoza, en segundo Xavier Nava y en tercer lugar algo rezagado Octavio Pedroza. Gama Basarte viene hasta el fondo.

Y pese a que la tendencia se ve irremediable, el CEN panista dijo que esa no era la buena, que aún faltaba otra encuesta. Y ahí fue dónde Marko Cortés mostró su verdadera intención, pues sugirió que Sonia Mendoza se fuera por el sexto federal de mayoría y Xavier Nava pensara en la reelección en la alcaldía.

Sin embargo, el encuestador fue claro, la coalición solo podrá ser exitosa si los precandidatos salen unidos. Sin embargo, su afán de imponer a Octavio predice que eso será más que imposible.

Luego, el cándido líder estatal panista sacó un documento para que lo firmaran todos, un compromiso de unidad acompañado de la promesa de no dejar al partido, papelito que solo firmaron dos de los cuatro precandidatos y que luego mandaron en boletín asegurando que todos estaban de acuerdo.

Mientras Octavio empezó a escribir en sus cuentas oficiales que “la verdadera encuesta será el 10 de enero”, día de la votación. La realidad es que ahora hay la certeza de que no hay manera de que gané la interna, solo si lo imponen.

Las cosas quedaron claras, en el PAN no hay lugar para las mujeres, pues con descaro les cortan las piernas para evitar que avancen. Eso traerá consecuencia en corto plazo, que sin lugar a dudas, romperá la coalición, pues la fractura panista a la vista, les restará muchas posibilidades de lograr que gane Octavio Pedroza pueda ganar una contienda constitucional.

Qué harán sus aliados, que vieron las encuestas y la necedad de la dirigencia nacional panista ¿permanecerán en una coalición para perder o buscarán un plan B? ¿Será suficiente el apoyo de JM Carreras?

No hay piso parejo en el PAN, la misoginia y su pequeña ambición de repartirse la migajas, los llevará nuevamente a la derrota.