La simulación democrática panista

Por: Elde Negro

El PRI empieza a lamerse los bigotes al ver que la dirigencia panista está por cruzar una verdadera tormenta por su terquedad de imponer a toda costa a Octavio Pedroza como su candidato a la gubernatura y no es que en Palacio no estuvieran de acuerdo, pero imaginaron que sería más sencillo pues los números alegres de la dirigencia parecerían reales.

A tres semanas de la elección, las cosas al dirigente estatal se le están saliendo de control y lo que falta. Para empezar comités municipales de todo el estado,cerca de 38, no quieren a Octavio Pedroza. “A los rateros los perdonamos,
Pero a los traidores no”, expresan. Y es que a Pedraza Gaitán no le perdonan que en la elección pasada trabajó de la mano de JM Carreras para vencer a la panista Sonia Mendoza.

A los panista de pie la dirigencia estatal los está presionado para que estén “alineados”, a cambio les ofrecen las migajas, a veces una regiduría o hasta una chamba temporal en la estructura panista. “Que se queden con su candidatura, al tal Francisco ni lo conocemos, en los años que lleva de dirigente nunca ha visitado nuestro municipio”, revelan los panistas en las diferentes zonas del estado.

La próxima semana o a finales de está habrá varias sorpresas para la dirigencia panista, que en lo único que piensan es asegurar el Comité Directivo Estatal para otros tres años. No les importa si gana la coalición, ellas ya repartieron puestos al club y lo que venga de más es ganancia. “La Plurinominal federal es para Xavier Azuara y la Local para Juan Francisco”, platican los mismo panistas que trabajan ahí con un sentimiento entre admiración y odio.

Dicen ahora los jóvenes que el que obra mal se le apesta el tamal. Mientras tanto, el PRI empieza a preparar plan B con un candidato que sería el remedio del cochinero panista a la vista.

Y espérense, aún no reclamen que apenas esta entrega es la primera, es decir…

Esta historia continuará.