jueves, 29 de julio de 2021

Y quiero entrevistarte federalete Arturo Landeros… La SSPE, donde nadie duerme tranquilo, menos el tal Baeza

  • junio 25, 2021

Por: Everardo González Castanedo

Con eso de que ya es viernes, imagino que a muchos les da por tomarse unos tragos y empezar a entonar las melodías melancólicas alcohólicas que la mayoría de los de este país se sabe. Cabe destacar que ciertos empleados de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado de San Luis Potosí, de esos que se hacen llamar licenciados y expertos, no son ajenos a estas costumbres, como por ejemplo, suponemos, el Licenciado El Tal Baeza, que bueno, tiene nombre pero para efectos prácticos, así se le conoce en los pasillos de toda la Secretaría.

Imagínese usted que luego de una semana muy dolorosa para esposas, hijos, familias en general de dos elementos de la Policía Estatal secuestrados, torturados y ejecutados de forma cobarde y grotesca, suponemos que El Tal Baeza ha de estar super compungido, no es de extrañarse que siendo viernes por la noche y luego de cumplir cabalmente su burocrático horario de ocho horas, conducido por su chofer y apapachado por sus subalternos, decida tomarse unos tragos para sentirse mejor.

Haciendo una apuesta, lo más seguro es que el Tal Baeza entone aquella famosa canción llamada ‘No hay Novedad’, y con su voz adolorida entone “ya, ya la fuente se secó, el canario ya murió, pero aquí no hay novedad. No, no te preocupes por mi, aquí todo sigue igual, como cuando estabas tu..” ¡ajúa!
Nunca sabremos si se la dedica a su ex jefe el Federalete Pineda o de plano la cantará al aire, lo cierto es que dicho por sus propias palabras en una entrevista en las instalaciones de la secretaría, él duerme muy tranquilo…

Hay que tener tamaños para aventarse tal declaración cuando en dos hogares el llanto y el dolor por los desaparecidos y muertos era a flor de piel. Hay que tener poca, poquísima vergüenza para decir que se investiga, que se trabaja, que hay garantías, que no pasa nada malo pues, dentro de la Secretaría que en teoría nos tendría que dar garantías de seguridad no solamente a la población sino a sus propios policías.

Hay que ser cabezadura para que el federalete Landeros, uno que dice ser policía y pomposamente llamado encargado de despacho de la SSPE, declare que siente pena por los policías asesinados y que se investigará.

La realidad es que el miércoles pasado personalmente acudí a entrevistar -en su carota- al Tal Baeza, en las mismísimas instalaciones relucientes del C5i2 y la secretaría. De entrada, prepotente, como queriendo imponer una presencia que es por demás ausente, por demás mínima, que sólo se aferra a un nombramiento para hacerse notar una persona que muy apenas alcanza a ser visto.

En la entrevista, el Tal Baeza a quien así se le dijo de frente y sin miedo, trató de asegurar, así, trató; que todo estaba bien, que no había novedad, como dice la canción. Lo cierto es que enredado en sus propias palabras, no pudo negar que a los policías potosinos se les sigue tratando como empleados de segunda, sin apoyos, sin viáticos, y lo que es peor, sin comunicación, sin armas adecuadas y cartuchos insuficientes, todo, bajo el amparo y valemadrismo de los titulares de dicha corporación, llámense el federalete Landeros, Baeza, el Federalete Pineda y demás fauna nociva que se ha dedicado a mancillar la corporación.

Inútilmente cual inútil es él, trató de sacar a relucir la famosa homologación de grados, alegando que fue una forma de reconocer la labor policiaca. Menuda mentira pues dicha homologación fue hecha a contentillo de las autoridades, incluyendo el ya merito ex gobernador que nunca gobernó, un tal Juan Manuel Carreras.

La realidad es que cientos de policías debieron jubilarse sin la famosa homologación ya sea porque se las hicieron cardiaca o de plano porque dicha homologación fue dada a queridas secretarias, a jefes policiacos cómplices y a personas que ni el tiempo requerido de trabajo habían cumplido. Sabía usted que a ex empleadas de la Policía Federal que Pineda se llevó a la SSPE y son usadas como secretarías ya cuentan con homologación sin siquiera haber formado parte de la secretaría como policías estatales, ahí se lo dejo de tarea.

Sin viáticos, sin un lugar donde siquiera dormir, sin apoyo, sin equipo de comunicación y al ahí se va, dos policías hoy ya fueron sepultados por las omisiones descaradas de los titulares de la Secretaría quienes en un dejo de sabiduría, de honorabilidad, de congruencia mental y social, de responsabilidad ética, civil, humana, solo aciertan a decir con descaro “se está investigando”.

La muy triste y dolorosa realidad, es que uno de los oficiales asesinados, Felipe Martínez Alvarado, murió tras 23 años de servicio sin la cacareada homologación, sin bono de riesgo por covid, es más, ni siquiera por el Día del Padre, mismo que no pudo disfrutar por estar sufriendo inimaginables e injustos tratos por parte de la delincuencia organizada.

Pero vamos, nada es suficiente para quitarle el sueño al Tal Baeza, quien además de buen dormilón, con una increíble facilidad asegura que de encontrarse irregularidades en el desempeño propio y el de los demás jefecillos de la secretaría, sin duda renunciaría o como dijo para verse elegante “asumiría las responsabilidades de sus actos”. Órales… eso es tener descaro.

Casi seis años no es fueron suficientes para “investigar” los llamados brincos (esos que son obligados a pagar los policías a sus superiores para poder descansar), tampoco les fue tiempo suficiente para investigar el robo descarado de recursos materiales dentro de la secretaría y todas sus direcciones, tampoco les fue suficiente para siquiera saber cuántos malos elementos policiacos han sido separados de sus funciones ni tampoco dar a conocer resultados de las investigaciones de asuntos internos que en teoría, tendrían que ser del dominio público tras el término de las mismas.

Ya encarrerados, tampoco les dio tiempo de verificar las inhumanas condiciones de trabajo de los elementos “comisionados” más por castigo, a huevo y por sus huevos, enviados lejos de sus hogares a municipios ajenos a los suyos. No, no les dio tiempo.

Pero bueno, tiempo al tiempo, son muchas las cuestiones que tendrán que explicar ante otras autoridades, nuevas y actuales, los empleadillos de la Secretaría de Seguridad potosina, mientras, ojalá los federaletes, el Tal Baeza y demás fauna nociva, sigan durmiendo tranquilos igual que su casi ex jefe Carreras López, quien también duerme y camina tranquilo por las calles de la ciudad.

De nuevo le digo al Tal Baeza, a mi, no me pone nada difícil, no me afectan sus intentos de intimidación, no me pone nervioso señalarlo como lo hago porque las pruebas de su fracaso como empleado de gobierno están a la vista. Sólo que me maten podrían callarme porque soy periodista y mi trabajo es señalar sus enormes y fatales errores. Por cierto ¿por qué no acudió al homenaje a los policías asesinados, señor licenciado Tal Baeza? ¿le habría quitado el sueño ver a los ojos a las familias adoloridas a causa, principalmente, de su inutilidad y omisión como empleado de la secretaría? (si alega que estaba trabajando, de una vez le adelanto un norme Ja Ja Ja).

Les recuerdo:

NO FUMO

NO TOMO

NO USO DROGAS

NO TENGO VÍNCULOS CON GRUPOS DELICTIVOS

Es más para acabar pronto, no pertenezco a ningún partido político, ni delincuencial, no canto, es más, ni bailo y mucho menos me tiembla la mano al señalarlos como pésimos empleados de gobierno. Si acaso, a veces me tiembla el párpado pero ha de ser por el calor y la decepción de este gobierno.

P.D. ya que duermen tan tranquilos el Tal Baeza y el invisible Federalete Landeros, les recomiendo que le pasen la receta a los más de mil elementos policiacos que no duermen bien porque viven en la indefensión.

Me queda claro que el federalete Landeros y el tal Baeza no son ni tantito honestos.

Con gusto respondo:

@Srdeportes

Aparamos el presente en el Artículo Sexto Constitucional.


© Copyright 2021