jueves, 16 de septiembre de 2021

Elías Pesina y Edmundo Torrescano repudiados en el PRI

  • septiembre 7, 2021

Por: Elde Negro

Aunque se estén esforzando por legitimarse en la dirigencia estatal del PRI, el grupo de Elías Pesina y Edmundo Torrescano son repudiados por la mayoría de los actores políticos y por la militancia del PRI.

Sus resultados por más que los quieran maquillar son desastrosos. Elías Pesina estuvo acorde del pedido que le hizo su jefe político Juan Manuel Carreras de llevar a cabo la dirección de un partido que fue más gris que tricolor. Es una dirigencia mediocre.

Elías estuvo igual que el Gabinete del Gobernador, nadie podía destacar por encima del mandatario. Se le puede reconocer a Elías Pesina su lealtad a su amigo Juan Manuel y el ser pusilánime le permitió sentarse cómodamente en la silla de dirigente del PRI.

Sin embargo, hay un pero, en el ser medroso… En política el poder que no se ejerce, se ocupa y ante la falta de liderazgo de Elías Pesina, Yolanda Cepeda se convirtió en una presidenta BIS en la Huasteca, mientras que Edmundo Torrescano empezó a hacer de las suyas en la Zona Media y en todo lo que se moviera en el Comité Estatal. El fulgurante ascenso económico de Torrescano se dio con un productivo despacho jurídico donde “casualmente” sus mejores clientes son algunos de los que aspiraban a ser candidatos o ahora son alcaldes electos. Una asesoría electoral o jurídica no estaba mal para aquellos que tenían el poder económico y las ganas de participar en el proceso electoral del 2021.

En su posición de Secretario de Organización Edmundo Torrescano hizo todos los acomodos que pudo con la paridad de género y por supuesto en la mesa de las negociaciones de la Coalición aseguró ser candidato del Distrito XI con cabecera en Cárdenas consiente que eso le daba amplias posibilidades de lograr ser diputado electo como actualmente se encuentra.

No le importo que hubiera candidatos sacrificados a las diputaciones locales o a las alcaldías con el argumento “que en tu municipio toca candidata mujer” o “tú no vas porque pone candidato o candidata el PAN o el PRD”. Si había molestos o inconformes que luego fueron candidatos de Morena, Partido Verde, Movimiento Ciudadano o se hicieron independientes, eso no importaba, Torrescano ya había asegurado su candidatura de diputado. Elías ni por enterado, andaba más ocupado en arreglar sus asuntos personales o sus problemas de salud.

Tanto Elías como Edmundo ahora pretenden “capitalizar” que el PRI gobernara a nivel municipal un millón 400 mil potosinos. Para ello quieren hacer creer que su dirigencia estatal fue el artífice de la “victoria” y en sus cuentas alegres de gobernados consideran al municipio de San Luis Potosí con un alcalde electo priista, sin embargo se les olvida que el tricolor aportó menos de la tercera parte de los votantes que llevaron a Enrique Galindo Ceballos a la victoria.

Esta justificación es fácilmente debatible por los militantes agraviados priistas que exigen la salida de Elías Pesina y su gavilla. Antes se gobernaban 2 millones 400 mil potosinos con el Gobierno Estatal y el ahora presumir que gobernaras un millón 400 mil potosinos basados en el triunfo de San Luis Potosí es una postura por lo menos mediocre.

Lo del desistimiento de Elías Pesina a la impugnación de la elección de Gobernador, fue la gota que derramó el vaso. Los adjetivos que le han propinado sus correligionarios sobran: traidor, miedoso, agachón y que tenga tantita madre para renunciar por no defender los votos de los priistas es lo menos que le han dicho. De por sí son pocos los sufragios, y no los protegen.

El argumento de que había firmado hojas en blanco para la impugnación estatal y que los panistas se habían agandallado para presentar la rúbrica ante los órganos federales, nadie se las cree menos cuando el dirigente nacional del PRI Alejandro Moreno Cárdenas se encontraba en la Organización de Estados Americanos denunciando irregularidades en la elección entre ellas la de San Luis Potosí.

El PRI paso a ser la cuarta fuerza política en el Estado. Los priistas califican a la dirigencia de Elías Pesina como la peor la historia. El Gobernador tampoco sale bien librado.

Las inconformidades y las quejas se estarán incrementando ante un dirigente Estatal que difícilmente podría salir bien librado en caso que se anime a realizar un evento público en el PRI. Los días de Elías Pesina y su gavilla parecen estar contados.

Por último: íbamos a meter una foto de Elías y del ‘Pecas’ Torrescano, pero son tan grises que nos dio flojera buscarlas


© Copyright 2021