24 septiembre, 2022

El cochino, voraz y trompudo de Edmundo Torrescano

19 noviembre, 2021

Compartir nota:

Facebook
Twitter
WhatsApp

Por: Elde Negro

Su ambición es desmedida. Si hay que pisotear o traicionar inclusive a quienes fueron sus padrinos políticos, Edmundo Torrescano Medina lo va a hacer.

Al ahora diputado local, se puede aplicar la frase «primero yo, luego yo y después yo», no hay cabida para algo más. Su prioridad es el dinero, no importa si este lo logra a través de «asesorías desinteresadas» a los alcaldes o impugnando que le reduzcan su ofensivo sueldo como diputado local.

Edmundo Torrescano es traidor y voraz. Ya lo hizo en su momento con su padrino Óscar Bautista y luego con Elías Pesina, por ello no es de sorprenderse que sea de los primeros legisladores que impugna la reducción salarial.

La debacle en la que ahora se encuentra el Partido Revolucionario Institucional tiene nombres y apellidos: Edmundo Torrescano Medina con su voracidad y Elías Pesina Rodríguez que en su calidad de presidente del tricolor se ha caracterizado por ser timorato, servil y tapadera de uno de los gobernadores más repudiados en la historia como lo es Juan Manuel Carreras López.

Elías andaba más ocupado en atender sus problemas personales y de salud, y ante ese vacío de poder Edmundo como Secretario de Organización lo aprovechó muy bien. Torrescano alías «El Pecas» no tuvo reparo en negociar o condenar al PRI a la derrota. Le interesaba agandallar primero la candidatura y luego ser diputado local como finalmente sucedió; parecía que no importaba que cuadros importantes abandonaran al tricolor para luego ser candidatos de Morena, Partido Verde o Movimiento Ciudadano donde alcanzaron los triunfos.

Su voracidad no sólo se centra a su sueldo en el Congreso del Estado al que ahora está impugnando. Su «bondad» inclusive en su momento alcanzó a los presidentes municipales a los cuales de manera «desinteresada» les ofrece asesorías en los laudos laborales.

La fórmula es sencilla les manda a los alcaldes abogados de su confianza para que los asesoren y por supuesto esas asesorías llevan el sello de Torrescano Medina, ya que los licenciados por lo menos necesitan «viáticos».

«Pecas» también presumía sus buenas relaciones el titular del Tribunal Estatal de Conciliación y Arbitraje Alejandro Polanco Acosta, para resolver sus laudos labores dependiendo de su interés.¿Sabrá Alejandro Polanco que es parte de la trama de Edmundo Torrescano?

La frase popular de «hay que ser cochino, pero no trompudo» se puede aplicar a Torrescano quien parece más lo segundo.

NOTAS RECIENTES